Feldenkrais todos los días! Manos en Oración

Originalmente publicado en Feldenkrais Barcelona, Método Feldenkrais®:

manos oración

En esta lección de Autoconciencia Feldenkrais, exploraremos la postura y la *oración.

Observa lo que ocurre en tus pensamientos y emociones mientras te mueves.

Siéntate cómodamente en una silla y junta las palmas de la mano frente al pecho, apenas tócalas y luego separarlas lentamente unas cuantas veces y siente el contacto de tus dedos.

Ahora junta completamente las palmas de las manos y levántalas hacia el techo y hacia abajo en frente de tu pecho. Nota tu respiración. ¿Dónde van los ojos? y la cabeza?. Repite este movimiento varias veces y descansa.

Una vez más pon tus palmas juntas, esta vez, mientras levantas tus manos y brazos, levanta también la cabeza y los ojos. Cuando tus manos vuelvan, trae también la cabeza. ¿Sientes este movimiento diferente? ¿Es el mismo que estabas haciendo antes? ¿Qué sientes en tu cara? En tu vientre? Descansa.

Ahora haz lo mismo, pero cada vez que levantes tus manos…

Ver original 235 palabras más

Beneficios de la práctica del Método Feldenkrais®

• Mejora dolencias físicas, desde las musculares hasta las articulares.

• Mejora la postura, la flexibilidad, la coordinación, la eficiencia y la organización de nuestros movimientos.

• Ayuda a tratar artrosis, lumbáagia, escoleosis, osteoporosis, contracturas, dolor cervical y lumbar.

• Elimina la presencia de la tensión muscular.

• Previene lesiones y acelerar su recuperación.

• Aliviar las tensiones crónicas y el dolor severo.

• Perfecciona los movimientos para brindarles fluidez y naturalidad.

• Amplia el repertorio disponible de movimientos.

• Mejora la Coordinación, Ritmo, Calidad y Eficiencia del movimiento.

• Aumenta la flexibilidad muscular.

• Elimina la presencia de la tensión muscular.

• Brinda sensación de vitalidad.

• Equilibra la respiración.

• Favorece el equilibrio emocional.

NEUROLÓGICOS:

• Crea nuevas conexiones neuronales.

• Estimula el Cerebro y su capacidad para seguir aprendiendo.

• Previene el envejecimiento y estimula la curiosidad.

• Mejora la movilidad tras un accidente físico o neurológico.

CREATIVOS:

• Desarrolla y estimula, la atención, sensibilidad, ceatividad, percepción e intuición.

• Desarrolla la habilidad para buscar nuevas soluciones.

• Contribuye al despertar de nuevas capacidades y mejora y afina las existentes.

• Mejora la autoimagen, la autoconciencia.

•  Aumenta la percepción sensorial.

Vía: Feldenkrais Barcelona

Autoconciencia a través del Movimiento

Moshe Feldenkrais, su creador, utilizó el movimiento como elemento central para desarrollar el aprendizaje, pero no un aprendizaje fragmentado o académico, sino orgánico, somático.
Durante este aprendizaje transitamos un proceso similar al que en las primeras etapas de la vida nos llevó a descubrir cómo gatear, caminar y hablar, entre otras acciones.

Feldenkrais no sólo estudió la relación de la maduración del sistema nervioso con el motriz, sino que supo también de la importancia de la imaginación sobre esta relación.
Por eso, ella es una interesante herramienta en este abordaje.

Durante las clases podemos ir descubriendo cómo la totalidad de la persona está envuelta en cada acción, cómo nuestro organismo tiene la habilidad de distinguir entre lo que es saludable y lo que no lo es. Cómo nuestro sistema nervioso tiene una tendencia innata hacia la eficacia y la autopreservación, despertando en el cerebro la disposición para mejorar y modificar la organización neuromuscular.

Para ello, los movimientos han sido diseñados en secuencias, destinadas a ser autodirigidas, no competitivas. Es decir, sin modelos a imitar, ni comparaciones posibles, por lo que cada persona respeta su propio ritmo.
Durante el transcurso de una secuencia reversible de movimiento consciente, la repetición permite la auto-observación y así, el ingreso a la posibilidad de modificar un hábito o patrón de movimiento que causa fatiga, tensión, y que con el tiempo podría provocar un fuerte deterioro funcional.
Aquí se incluye la relación psicológica que tenemos con nuestro cuerpo y con la imagen corporal interior, la cual puede estar desfasada de la realidad. Sucede así el encuentro con la posibilidad y el límite real del movimiento.
De este modo, es posible estimular el crecimiento personal, la sensibilidad kinestésica y aumentar el bienestar físico y emocional.
El Método Feldenkrais trata de potenciar la autoeducación, como factor más activo y eficaz para el crecimiento humano.
Así, somos nosotros mismos los que podemos tener una influencia benéfica sobre nuestra salud y calidad de vida.
Es adecuado para personas que padezcan limitaciones físicas, tanto como para quienes, simplemente deseen moverse. Para quienes tengan dolor, como para aquellos que quieran mejorar su preparación física: actores, músicos, atletas.
Para aquellos que padecen deficiencias neurológicas, es una opción importante.

El Método se experimenta en dos modalidades:
I.F. : Integración Funcional: son clases individuales. En ellas, la docente, con toques suaves sobre el esqueleto, ayuda al alumno, a descubrir una amplia variedad de movimientos, que suelen estar restringidos, u olvidados.
A.T.M. : Autoconciencia Través del Movimiento: estas clases son grupales o individuales, y el movimiento es guiado a través de consignas verbales por la docente.