Elemento Metal y el Otoño: Soltar y abrirse a lo esencial

El otoño marca el final de la estación de la abundancia (el verano) y con él llega el momento de soltar y de ir hacia adentro. La naturaleza nos enseña y muestra cómo los árboles y plantas se ajustan a este ciclo: sus hojas cambian de color y caen; vuelven a la tierra para enriquecerla y dar lugar a nuevas hojas en el futuro. Los árboles no guardan sus hojas por si fueran a necesitarlas. Confían en que se regenerarán nuevas.

Cuántos de nosotros nos aferramos a lo que hemos creado, producido o recolectado sin poder dejarlo ir? Cómo vamos a dar la bienvenida a lo nuevo sin soltar lo viejo? Cómo abrazar lo nuevo si no le hacemos espacio en nuestra vida? Al acumular (objetos, relaciones, dinero, actitudes y emociones) desafiamos los ciclos naturales y sanos de eliminación y renovación.

En este sentido, la energía de esta estación es la que más se ajusta y nos guía hacia la eliminación de los deshechos, de lo que no sirve, de lo viejo que hay en nuestras vidas, y nos abre la posibilidad a lo nuevo, lo fresco, lo puro conectado a nuestra esencia más profunda.

La tristeza es la emoción asociada al Metal. Cuando sufrimos una pérdida, una separación sentimos tristeza. La tristeza limpia nuestro interior y nos permite vivir el momento de soltar. Hacer el duelo y seguir. Si la energía del Metal está bloqueada o en desequilibrio, el estado de tristeza puede volverse excesivo y persistentes o, por el contrario, puede estar ausente.

Una de las características del Metal es la conductividad. No sólo calor y electricidad, sino que en la medicina china representa la cualidad de recibir y transmitir mensajes de manera adecuada. Es la cualidad de la comunicación.

Otras características del Metal son la regularidad, la precisión, el orden y las estructuras. El Metal puede ser rígido pero también maleable.

En el ciclo de las 5 transformaciones el Metal controla a la Madera y nutre al Agua. A su vez, es controlado por el Fuego.

Los órganos asociados: el Colon y los Pulmones

El Colon tiene como función eliminar de nuestro cuerpo lo innecesario o tóxico. El Colon funciona a nivel físico pero también a nivel mental y espiritual. Pensemos por un momento en la “basura” mental y espiritual que acumulamos a lo largo de un día, de un mes, de un año! Es necesario y saludable eliminarla. De otro modo, nuestra mente se vuelve tóxica y constipada, incapaz de ver lo bello y lo puro que nos rodea.

En la medicina china, la función principal del meridiano de Intestino Grueso (o Colon) es eliminar todo deshecho tanto a nivel físico como espiritual y mental. Tome un momento para chequear el funcionamiento de su Colon en el plano físico y encontrará que del mismo modo funciona su capacidad de eliminar a nivel mental.P e IG – recorrido

Además de soltar, también es un momento de dejar entrar lo puro. En general, el aire en otoño es más fresco que en verano. El meridiano de Pulmón es el encargado del intercambio entre nosotros y el medio: a través de los pulmones tomamos lo puro y nuevo que hay a nuestro alrededor.

Pulmones y el Colon trabajan juntos: uno toma lo puro y el otro elimina los deshechos. Si alguno de estos órganos no hace bien su trabajo pueden aparecer: bronquitis, dolor de garganta, enfisema, resfríos, diarrea, colon irritable, constipación y dolor abdominal. Y a nivel mental? Si existe una disfunción en alguno de estos meridianos/órganos podemos sentirnos deprimidos, testarudos (no dejamos ir), aislamiento, negatividad. Vemos el lado oscuro de las cosas.

El síntoma es el alerta que nos envía el cuerpo para decirnos que algo no anda bien. Si nuestro Colon no puede eliminar bien o nuestros Pulmones tomar lo nuevo, entonces deberíamos enfocarnos en restablecer estas funciones y preguntarnos sobre las causas, independientemente del modo en que se manifieste el desequilibrio. Restaurando el buen funcionamiento, el síntoma va a mejorar.

Autovaloraciónhoja.

En la medicina tradicional china, el otoño es la estación del Metal y el idiograma chino que se traduce como Metal 金 – jīn significa literalmente Oro. El elemento Metal nos recuerda lo valiosos que somos y nos invita a ponerle valor a aquello que está en nuestra vida en este momento. El otoño es la oportunidad de retornar a nuestra esencia eliminando lo que ya no necesitamos y revelando lo más precioso de nuestras vidas.

Así como el Metal da valor a la tierra (oro, plata y metales preciosos) , este elemento nos da el sentido de auto valoración. Todos somos únicos y muy valiosos pero, si la energía del Metal está en desequilibrio, no vamos a poder sentir cuánto valemos y valorarnos. Entonces, quizás intentemos compensarlo con lo que pensamos nos agrega valor: dinero, poder, estatus, etcetera. No decimos que sean malos en sí mismos sino que un afán desmedido de perseguirlos es síntoma de desequilibrio en el Metal porque, habiendolos adquirido, igual nos sentiremos vacíos.

Un desequilibrio en la energía del Metal nos hará buscar el reconocimiento en cosas externas y nos impedirá deshacernos o eliminar lo que ya no sirve debido a la creencia de que son estas cosas lo que nos dan valor. Este tipo de personas tienen dificultad para soltar porque identifican su propio valor como persona con las “cosas” conseguidas: logros, colecciones, posesiones y actitudes.

El elemento Metal en equilibrio nos da la justa medida en la valoración de nosotros mismos como el valor de las cosas, relaciones, actividades y hábitos de nuestra vida.

Retablecer nuestro Metal

Durante el otoño, el Metal está en su apogeo y es un momento particularmente bueno para tratarlo. Podemos restablecerlo a través de la acupuntura, del Shiatsu, el Do-In y ChiBall. También ayuda estar familiarizados con las características del ciclo en la naturaleza y sus implicancias para actuar en armonía con estos principios. En la naturaleza se entra en un período de descanso, deberíamos honrar esto yendo más hacia adentro: hablando cuando sea necesario, tener comportamientos calmos sin demasiado gasto energético.

Algunas sugerencias para vivir en armonía durante el otoño:

Hacer una limpieza profunda y a conciencia de nuestros placares, escritorios, garages y piezas de guardado. Donando o vendiendo aquello que ya no nos sirve y pueda ser valioso para otros.
Examinar actitudes (prejuicios, envidias, celos, resentimientos) que hayamos almacenado en nuestra mente. Intentar resolver diferencias con quienes las hayamos tenido y dejarlas ir.
Si no es posible resolver cuestiones con el otro o si hay asuntos a resolver con uno mismo, escribirlas con el mayor detalle y luego quemar las hojas simbolizando la liberación de su contenido.
Tomar tiempo para respirar pausada y profundamente, aunque sea un rato cada día.

Fuente: KiFlows

Anuncios

3 comentarios en “Elemento Metal y el Otoño: Soltar y abrirse a lo esencial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s