Las personas mayores de 40 años deben trabajar solamente 3 días a la semana

Si usted es mayor de 40 años y empieza a pensar que ya no es plenamente capaz de concentrarse y recordar los hechos, podría señalar a su trabajo como un factor contribuyente.

Un estudio de investigación reciente conducido por los expertos en el instituto de Melbourne produjo conclusiones interesantes. Mientras el trabajo sea de hasta 30 horas a la semana éste será bueno para la función cognitiva en la cuarta década de vida, cualquier carga adicional hace que el rendimiento disminuya.

En realidad, las personas que trabajan 55 horas a la semana o más tienen el mayor declive cognitivo que aquellas que no tenían trabajo, se jubilaban o no trabajaban en absoluto.

La investigación incluyó 3500 mujeres y 3000 sujetos masculinos a los 40 años de edad. Mientras los sujetos realizaban pruebas de función cognitiva, su desempeño laboral estaba siendo monitoreado.

La prueba conocida como Ingreso del Hogar y Dinámica del Trabajo en la encuesta de Australia, midió cuán capaces fueron para leer las palabras en voz alta, hacer coincidir letras y números en ensayos de velocidad y recitar listas de números. El autor de este estudio, el profesor Colin McKenzie de la Universidad de Melbourne, afirma que tanto “conocer” como “pensar” son indicadores significativos. Las pruebas de lectura son el elemento «conocedor» de la capacidad, mientras que el «pensamiento» comprende el razonamiento de la memoria, la ejecución y la abstracción.

Aunque se cree que cierto grado de estimulación intelectual beneficia la retención de la función cognitiva en la edad avanzada, con acertijos cerebrales tales como crucigramas y Sudoku que preservan la capacidad cerebral en las personas mayores, la estimulación excesiva tiene el efecto opuesto.

El profesor McKenzie dijo para el periódico británico The Times que muchos países pretenden elevar la edad de jubilación, forzando a las personas a trabajar más tiempo, ya que no podrán reclamar beneficios hasta la edad avanzada. Su opinión es que la cantidad de trabajo puede tener una importancia significativa importante en esto. El grado de estimulación intelectual puede depender de las horas de trabajo. El trabajo puede ser una espada de doble filo. Por un lado, puede desencadenar la actividad cerebral, pero al mismo tiempo trabajar demasiado tiempo puede llevar a la fatiga y el estrés, lo que potencialmente daña las funciones cognitivas.

McKenzie cree que el trabajo a tiempo parcial puede beneficiarse en la preservación de la función cerebral en la edad media y avanzada. Así que surge la pregunta, ¿deberían las personas que pueden pagarlo reducir sus horas de trabajo? ¿Y el tipo de trabajo representa un factor?

Una persona pensaría que un trabajo menos estresante que disfrutan causaría menos daño en sus niveles de estrés y fatiga. Sin embargo, la prueba de Hilda no analiza cómo el tipo de trabajo afecta los resultados, así que esto es algo a considerar.

El profesor McKenzie analiza: “Es muy difícil identificar los efectos causales del tipo de trabajo sobre las funciones cognitivas. Las personas pueden ser seleccionadas en ciertas ocupaciones de acuerdo a sus habilidades cognitivas. “Ciertamente, las profesiones que implican trabajar mucho tiempo bajo estrés, en áreas competitivas y exigentes generalmente dañan la salud“.

Como la mayoría de nosotros estamos obligados a seguir trabajando después de los 40 años, cuidar la salud, pasar unas vacaciones tranquilas, y extender el tiempo de inactividad se vuelve esencial. El profesor McKenzie sugiere que “trabajar a tiempo completo – más de 40 horas a la semana – es aún mejor que ningún trabajo en términos de mantener la función cognitiva, pero no es maximizar los efectos potenciales del trabajo”.

Al parecer,  el equilibrio es necesario, especialmente porque los gobiernos de algunos países tienen planes de introducir requisitos de trabajo a tiempo completo hasta la edad de 70 años.

Fuente: El Libro de Gutenberg

Anuncios

Eres libre de lo que amas y esclavo de lo que rechazas

Emilio Fiel, pionero en España de la nueva conciencia y aventurero del espíritu. Siempre tengo 33 años. Nací en San Sebastián y vivo en la comunidad de Liuramae, en Borja (Zaragoza). Vivo en pareja y tengo 4 hijas. Licenciado en Economía. ¿Política? Respetar y permitir la libertad natural. Somos cocreadores del universo.

Es usted un explorador del alma humana, ¿qué ha descubierto?
Que merece la pena vivir el instante presente con alegría; que el amor es posible en cualquier momento, pero que nadie puede llegar a ese punto si no ha abrazado su propia sombra.

¿Es decir?
Todo lo que teme, todo lo que rechaza, todo lo que no se atreve a afrontar, todo lo que le provoca reacciones fuertes, todo lo que de alguna forma es exagerado en su vida, todo lo que no soporta en los demás es lo que no ha resuelto en sí mismo. La sombra es la clave de nuestro poder interno.

¿Cómo la descubres y cómo la vences?
Lo primero que hay que entender es que hay una forma de cambiar el pasado liberando las energías que nos atan con otros seres con los que hemos mantenido relaciones estrechas: la familia, las ex parejas y los amigos. Cada vez que tengo una relación emocional con alguien y es fuerte y es negativa, intercambiamos emociones y energías.

¿Y eso nos deja atados?
Sí, así que si odiamos a nuestra madre nos convertiremos exactamente en ella, viviremos su vida. Eres libre de lo que amas y esclavo de lo que rechazas. En este mundo todo viene en parejas: si quieres el bien tienes que aprender a vivir dignamente el mal; si quieres salud tendrás que abrazar la enfermedad, vivirla con calma y alegría.

Difícil.
En ese juego entre la luz y la oscuridad, si estamos en nuestro centro, la ira es sagrada y conduce las energías del espíritu. Pero, si no estamos en nuestro centro la ira, o cualquier emoción puede causar destrozos. No hay emociones positivas o negativas. En tu centro la ira, la tristeza, cualquier  emoción es rica y productiva.

Definamos qué es el centro.
El lugar de la sobriedad, en el que las emociones no nos dominan. Estamos en un mundo en el que no sólo la cabeza ha causado estragos, también el corazón. Ya basta de tener el alma en el corazón, el alma hay que bajarla a las tripas.

¿Instinto?
Sí, tiene que haber una espiritualidad instintiva, sin razón y sin sentimiento, en el sentido de no mover las emociones ni la mente.

¿Hay que controlar?
Controlar no significa reprimir, que es lo peor que uno puede hacer;  significa llevar nuestra vida desde el interior. Lo importante es entender que los cambios del juego de la vida no deben mover tu realidad, deben mantenerte sereno, sensato.

Eso quisiéramos todos.
Cuando dos personas se juntan, la vibración de ambos tiene que  unificarse, o tú bajas a que te duela lo que al otro le duele y entonces a los dos os duele, o tú te quedas en tu lugar sereno mientras el otro sube de frecuencia. Tú tienes que mantenerte en tu centro y respetar al otro.

¿Cómo transformar la oscuridad?
La vida hay que cambiarla en el instante, cuando surgen las emociones negativas es el momento de recapitularlas. Hay que entender que en nuestros miedos se encuentra nuestro poder. En lo que tenemos oculto en el cuarto de los trastos no sólo está nuestra sombra oscura, lo que más tememos, también está nuestra sombra dorada.

Preséntemela.
Es el dios que somos, el poder de los dones internos que están ahí dentro escondidos.

¿Cómo entras en la sombra?
Cualquier cosa que rompa la lógica mental hace entrar en las sombras, por eso hay procesos de catarsis muy sofisticados o simplemente directos, como un retiro en la naturaleza cuatro días sin comer ni beber.

Radical.
Si no, habrá que esperar a que una enfermedad grave, la muerte de un ser querido o tantas injusticias como hay te saquen la sombra y no tengas más remedio que verla.

Dígame cómo puedo trabajarla.
Uno tiene que volver a entrar en el dolor que la oscuridad le causó: si en otro tiempo la locura te rodeó y estuviste a punto de perder el control, tienes que volver, pero con más conocimiento. Si no, no resuelves nada, sólo lo guardas en el cuarto oscuro. Tú ya llevas todo aquello en lo que puedes trabajar dentro de ti.

Sí, eso dicen todos, ¿pero dónde está?
¡Jolín! En tu mala gaita, en tus miedos. Cuando entras en tristeza, cólera, depresión, no te vayas a tomar unas copas o al cine, enciérrate con esa rabia, déjala salir, escúchala.

¿Cómo se expresa la sombra?
Quien más miedo tiene más sombra tiene, quien más hostil y violento es más la reprime. Le diré algo importante: primero hay que controlar la sombra y segundo poner conciencia en la sexualidad.

¿?
Ya es hora de que los hombres controlen su sexualidad. No hay que confundir eyaculación con orgasmo masculino. El orgasmo está fuera de la eyaculación y el amor debe durar más de media hora para que la mujer se entere de algo. La eyaculación es un acto egoísta de lo masculino.

No haré comentarios maliciosos…
El tantra o ciertas partes de la sexualidad sagrada enseña a fundir los corazones. La propia sexualidad guarda el camino más directo hacia la fusión con todo. La eyaculación debilita al hombre, y a las mujeres las debilita su caída en el caos emocional.

Fuente: La Contra de La Vanguardia

Los neurocientíficos recomiendan que visites la playa regularmente

Todos sabemos que pasar tiempo al aire libre es bueno tanto a nivel físico como mental, pero los beneficios de pasar tiempo específicamente en la playa acaban de ser revelados.

Esa increíble sensación de paz y tranquilidad que experimentas en la playa se conoce ahora como “espacio azul”, es lo que los científicos han denominado el efecto que la combinación de los olores relajantes y los sonidos del agua tienen en tu cerebro. El “espacio azul” es suficiente para que te sientas a gusto de una manera hipnótica.

Cuando te das cuenta de lo relajado que te sientes en la playa, no es sólo en tu cabeza. La ciencia dice que es un cambio en la forma en que el cerebro reacciona a su entorno, lo que le permite sentirse feliz, relajado y revitalizado.

En general, este “espacio azul” te afecta de cuatro maneras diferentes:

1. Ir a la playa reduce el estrés

El agua es la cura de la naturaleza para los factores estresantes de la vida. Está lleno de iones positivos que ocurren naturalmente y que son conocidos por tener la habilidad de hacerte sentir a gusto. Así que, ya sea que vayas a nadar o simplemente sumerjas los dedos de los pies en el agua, seguramente experimentarás una sensación de relajación. ¡Es un elevador instantáneo del estado de ánimo que todos deberíamos usar de vez en cuando!

2. La playa potencia la creatividad

¿Te sientes como si estuvieras en una rutina creativa? Bueno, los científicos ahora creen que la solución a esto es la playa. Estar en el “espacio azul” te permite despejar la cabeza y abordar problemas o proyectos de una manera más creativa. Al igual que la meditación, la playa desencadena una sensación de calma que te permite desconectar de todo lo demás y reflexionar sobre lo que necesitabas enfocar.

3. Ir a la playa puede ayudar a reducir los sentimientos de depresión

Al igual que los efectos que la playa tiene sobre los sentimientos de estrés y las rutinas creativas, la playa también proporciona cierto alivio a los sentimientos de depresión. El sonido hipnótico de las olas en combinación con la vista y los olores de la playa pueden ponerte en un estado meditativo. A su vez, puedes limpiar tu mente y reflexionar sobre la vida en un espacio seguro lejos del caos de la vida diaria.

4. En general, pasar tiempo en la playa cambiará tu perspectiva de la vida

¡Y esa perspectiva va a cambiar para mejor! La naturaleza en general siempre ha sido un factor en la vida sana y feliz, pero la playa en particular es muy buena para el alma.

¡Así que es hora de ir a la playa!

Fuente: Conocermemás 

También te puede interesar:

5 razones por las que ir a la playa es bueno para tu salud

Los científicos explican cómo visitar la playa rejuvenece la mente y el cuerpo