El nuevo desafío que enfrentamos como adultos no es aprender, es desaprender

La necesidad de seguir actualizando nuestro saber a lo largo de toda la vida lleva a renunciar a la comodidad que ofrece el terreno conocido.

A través de la historia, la humanidad fue acumulando conocimiento de manera gradual y lenta. El ritmo al que el saber perdía vigencia era también lento y eso nos llevó a diseñar nuestra vida con una etapa inicial de aprendizaje que incluye unos 10 a 20 años de educación formal e informal, para luego dedicar el tiempo que nos quede a aplicar el saber adquirido en nuestra tarea profesional adulta. En esa segunda etapa, la mayoría dedicamos mucho menos tiempo a seguir estudiando, a actualizar lo que aprendimos, que en aquellos años formativos iniciales.

La aceleración del cambio de las últimas décadas está poniendo en jaque esta manera de encarar la vida. ¿En qué medida puede, por ejemplo, un médico formado hace 30 o 40 años ejercer su actividad de manera efectiva hoy? ¿Cuánto tiempo debería dedicar a ponerse (y luego mantenerse) al día al ritmo que se genera nuevo conocimiento? ¿Y cómo es posible compatibilizar esa gran inversión de horas con la alta demanda que ya implica su trabajo diario actual? La idea de estudiar una carrera durante 4 o 5 años de joven para adquirir el saber de nuestra profesión y luego trabajar de ella por el resto de nuestra vida empieza a resultar insostenible. Samuel Arbesman, en su libro La vida útil de los datos, estima que en la mayoría de las áreas la “fecha de expiración” del conocimiento no llega hoy a los 10 años.

Esta reciente necesidad de seguir actualizando nuestro saber a lo largo de toda la vida ha puesto en foco la atención de muchos investigadores en la dificultad creciente de aprender en la edad adulta. Sin embargo, para mí esta manera de ver el tema pasa por alto el aspecto más problemático. El nuevo desafío más difícil que enfrentamos como adultos no es aprender. Es desaprender.

Todo conocimiento nuevo que adquirimos debe integrarse conceptualmente con nuestros saberes previos. Algunas novedades encajan fácilmente con lo que ya sabíamos y nos resulta rápido y sencillo incorporarlas, porque refuerzan nuestras creencias. Pero otras novedades chocan con algunas de las certezas que el estudio y la experiencia previa nos llevaron a adquirir y entran en conflicto con nuestra manera de ver el mundo. En algún sentido, como niños éramos un recipiente vacío, listo para ser llenado. Como adultos, estamos ya llenos de convicciones y prejuicios. Agregar contenido implica en ocasiones desprendernos de lo previo, renunciar a la comodidad que ofrece el terreno conocido.

Es importante entender que en este proceso nuestras tendencias mentales no nos ayudan. El brillante psicólogo israelí Daniel Kahneman mostró con sus experimentos que la “resistencia al cambio” y la “preferencia por el statu quo” son dos sesgos cognitivos que están profundamente arraigados en el funcionamiento de nuestra mente. Una vez que sabemos algo, nos cuesta muchísimo revisarlo.

Si nos dejamos llevar por nuestras tendencias naturales será fácil disfrazar la resistencia al cambio con racionalizaciones que nos eviten el problema de desaprender. Pero como seres culturales que somos, tenemos el exclusivo privilegio de poder pelear contra nuestra naturaleza. Sólo a partir del esfuerzo consciente por volver a poner un signo de pregunta a nuestras certezas podemos encontrar el camino a desaprender y reaprender como modo de vida.

El desafío es grande, pero el premio también: en el plano social, la oportunidad de ser protagonistas del mundo que viene. En el plano personal, seguir creciendo y ampliando nuestros horizontes, cualquiera sea la edad que tengamos.

El autor es emprendedor y tecnólogo, autor del libro Pasaje al futuro (Sudamericana)

Fuente: La Nacion

Anuncios

Taller Intensivo: Explorar el Movimiento, un Viaje hacia uno Mismo

¿Quieres explorar en profundidad cómo te mueves?
¿Quieres saber por qué hay posturas o gestos que te producen malestar, dolor o tensión?
¿Quieres descubrir cómo moverte sin dolor con fluidez, flexibilidad, armonía, elegancia e inteligencia?
¿Quieres recuperar el placer del movimiento y la confianza en tu cuerpo?
¿Quieres aprender a eliminar el estrés con los patrones de movimiento funcional que harán tu vida más placentera y con mayor bienestar?
¿Quieres entender cómo se relaciona tu cuerpo con tus emociones y pensamientos?
¿Quieres obtener mejoras significativas a través del mindfulness en movimiento en la postura, equilibrio y coordinación?
¿Quieres experimentar una relajación física y serenidad mental para superar y alejarte de la ansiedad, depresión y estrés?

Taller 13 de Mayo.

Plazas Limitadas previa inscripción.

¿Te lo vas a perder?

Cuando somos capaces de elegir, podemos vivir en libertad. Feldenkrais Barcelona

Todos los comentarios se contestarán vía e-mail

 

Taller Intensivo: Liberar Cuello, Hombros y Espalda alta

~ Feldenkrais®Barcelona ~Esther Niego

Foto: © International Feldenkrais® Federation Archive, Robert Golden

Movimientos para mejorar y aumentar la movilidad en cuello, cabeza, hombros y espalda alta.

Muchas de nuestras actividades cotidianas como sentarnos delante del ordenador, hablar por teléfono, coger objetos pesados e incluso conducir, pueden producir tensión en los músculos del cuello y de los hombros y como consecuencia provocar tensión y malestar en la mandíbula. La tensión en la mandíbula es a menudo una señal de tensión y uso limitado de algunas zonas de nuestro cuerpo.

En este taller exploraremos los factores desencadenantes que producen tensión en la mandíbula, el cuello, los hombros y espalda alta. Realizarás secuencias de movimientos, diseñadas por Moshe Feldenkrais, en las que a partir de la exploración y la vivencia de tu propio cuerpo en movimiento, descubrirás las mejores opciones para que hombros y cuello no se sobrecarguen y sean usados sin esfuerzo obteniendo una sensación de…

Ver la entrada original 488 palabras más

Taller Intensivo: Liberar la Espalda

~ Feldenkrais®Barcelona ~Esther Niego

liberar-la-espaldaDescubre su Flexibilidad y Movilidad, liberando las Tensiones

La columna es el eje vertical que nos sostiene y el camino por donde viaja el movimiento de la cabeza a los pies. Eje central de nuestra postura, movimientos y acciones, actúa como un conducto de comunicación para el cerebro con el resto del cuerpo.

La columna vertebral nos permite mantener la postura erguida y además de sus funciones físicas (verticalidad, movilidad, equilibrio y flexibilidad) no hay que olvidar que es un eje para nuestra vida, donde nuestra mente y emociones se ven reflejada en ella.

A través de secuencias de movimientos, específicos de la columna, como la flexión, extensión, rotación e inclinación lateral, podremos percibir las zonas que tenemos bloqueadas y que limitan nuestros movimientos, seremos conscientes de las regiones que podemos liberar, la inteligencia de nuestra columna despertará y podremos recuperar su función principal como eje vertical que nos sostiene…

Ver la entrada original 546 palabras más